Como recordábamos en la crítica a su última película, Perdida, el director David Fincher comenzó su carrera realizando publicidad y videoclips, donde ya apuntaba maneras con planos espectaculares