Se fue otro año más, el 2015, un año que nos ha traído muchos regresos de sagas míticas, y mucha calidad en las series (que, afianzando lo constatado